Maestría de Reiki

Leer el mañana

con granos de arroz, con el humo de una pipa…

Ser un Maestro de Reiki, no significa ser mejor que nadie. Es saber llegar hasta la meta, pero también es el principio.
A la persona se la inicia, para que sea portadora de luz, en esos lugares a veces, que nadie ve, y que necesita ese halo de esperanza. El Reiki no cura, no sana, pero relaja, conforta y “anima”, pero jamás será un médico. Sirve para limpiar lugares con energías cargadas por el ambiente …,
La videncia tiene muchas facetas, a veces conocibles, otras intrigantes, otras asustadizas, y otras demoledoras.

No pensaba volver o a mirar el futuro de una persona, pero por lo que fuera, aquí me tienen.

Tarifa

consulta telefónica